Con ira sobre la ira

Estoy enojada, y por si fuera poco el enojo en sí mismo, me enoja muchísimo estar enojada. Me robaron el celular. Estaba hablando por teléfono, y un chico (lindo), vino en una bicicleta y me lo sacó de la oreja. Me quedé petrificada. Unos instantes después me imaginé posibles reacciones, como si fuese un personaje de esos libros en los que el propio lector elige el final que más le guste: Yo grito y algún vecino sale a correr al chico, lo alcanza y se lo llevan preso. Yo lucho con el celular tanto que el chico cede y termina … Continue readingCon ira sobre la ira