Por encima de las nubes

El despegue del avión tiene una poética especial.
En el momento en que el avión deja de tener contacto con el suelo, ya está, estas volando. Parece simple, dejas de tener contacto con el suelo y volás. Tenes los pies apoyados, pero cuando pones conciencia de que lo que hay abajo del “suelo” es simplemente aire, genera un vértigo que ineludiblemente alude a la confianza plena que tenemos en quien conduce, de alguna manera nos estamos entregando a la experiencia de volar, y cuando se trata de un avión, nada es controlable, solo confiamos, y ta.

Mientras el avión sube, pienso en eso, y siento la adrenalina de confiar, de saltar al vacio y quedar en manos del mundo. De alguna manera eso fue lo que hice.
Lo mágico de todo esto, es que me identifico con el avión, soy ese vehículo que si corre fuerte, si corre tan fuerte como un animal salvaje, instintivo y sin cabeza, puede volar. Todos podemos.
También me identifico con el piloto, que es capaz de decidir cuando volar y cuando no, que puede darle potencia al avión para que suba o quitársela para que baje.
Ahí me cae la ficha de que volar es una decisión. Osea, podemos decidir correr instintivamente, conectarnos con esa parte animal, escucharla, y actuar.

Yo tome conciencia de que no estaba tomando conciencia, y darse cuenta duele. Pero después del dolor, si lo permitimos, aparece la acción. Algo sobrenatural que nos dice lo que debemos hacer para trascender el estado. Y enseguida que sabes lo que tenes que hacer, aparece el miedo a frenarnos, y ahí está el espacio de libertad donde elegimos qué es lo que queremos escuchar. Muchas veces en mi vida elegí el miedo. Esta vez no. Esta vez confío más en mi propia pilota que en la turbulencia del miedo. Y me lanzo a descubrir qué hay. Pero sabiendo que tengo que estar atenta, porque el miedo no se va así como así.

Desde el avión, se ve el mundo de arriba. Cuando despegó lo primero que vi fueron luces intermitentes, que formaban figuras diferentes. Pude reconocer las luces de los autos en las carreteras, uno atrás de otro, formando una fila, y alrededor, oscuridad. También esa imagen de los autos en fila me recordó lo fácil que es seguir al auto de adelante, ya sabemos que si seguimos al de adelante, llegamos a buen puerto. Pero… y si existiesen rutas mejores? Si en verdad cada uno debe seguir la suya propia y nos perdemos de descubrirla por seguir al de adelante? Y si la clave esta en la oscuridad?

Los niños cuando son chiquitos, suelen asombrarse cuando ven un avión volando, no más escuchan el ruido, lo buscan con la mirada y encuentran algo muy pequeño y muy alto. Saludan por un momento, con la esperanza de que son vistos por ese pájaro que hace ruido. Realmente el niño no cobra dimensión de lo enorme que es de verdad un avión, yo misma no cobraba dimensión de eso. Pero el niño saluda igual, hoy creo entender por qué los niños buscan los aviones, ellos saben la verdad, ellos saben que volar no es sobrenatural, y que tienen toda la vida por delante para encontrarse con su avión, y despegar, despegar hacia el centro, despegar hacia el cielo, despegar hacia la verdad, hacia la humanidad entera que habita en ellos.

9 Replies to “Por encima de las nubes”

  1. Flore nunca voy a cansarme de decirte lo mucho que te admiro! Me encanta vencieras esa barrera hacia la libertad de elegir, de descubrir y de encontrarte. Espero tengas mucha suerte en tu travesía te mando un beso y un abrazo que a pesar de estar un poco lejos nunca será lo suficiente💛 nos vemos en Tailandia jajja💚

  2. Querida Flor,
    Yo no sé si estaba tan consciente y atenta en mi vuelo como lo estás tú, bravo! Sí puedo decirte que tal vez ahora el miedo por momentos no te deje dimensionar, pero te aseguro que cuando pasen unos años de esto, te sentirás con los pies un poquito elevados del suelo, similar a ahora en el avión, pero con la sabiduría de haber tomado la decisión de “tomar consciencia”, y eso querida mía te da un halo de energía único, maravilloso y sublime. Vuelo contigo desde mi aparente quietud. Beso grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *